La afición del conjunto gallego lo despidió como un hombre de la casa y él se muestra contento de la etapa que ha vivido en A Coruña

Afronta el nuevo proyecto con las mismas ganas que cuando empezó a jugar

Fue despedido por la afición del Liceo como si fuera un gallego más. Después de doce temporadas en el club coruñés ha ganado el corazón de los aficionados. Jordi Bargalló (Sant Sadurní d’Anoia, 1979) comienza una nueva aventura al Oliveirense portugués, y lo hace con la misma ilusión que cuando empezó a jugar.

Marcha del Liceo después de muchos años, como está?
Un poco en el proceso de asimilar todo lo que ha pasado, porque te das ahora que se ha acabado la etapa en el Liceo. Mientras vas jugando durante la temporada la gente te va diciendo que te echarán de menos, pero hasta ahora no ha terminado el último partido no te das cuenta que es el final.Estoy contento de mi etapa. Cumplí el sueño de jugar en el Liceo y me siento afortunado.
En el partido contra el Vic le hicieron una gran despedida. Es bueno marchar de un lugar con esta estimación de los aficionados.
La verdad es que ha sido espectacular, mucho más de lo que podía imaginar. Fue muy bonito, porque todo me llevo todo el afecto de la gente y de los niños, que es lo más bonito que hay, y de los que forman parte de este gran club.
Se ha integrado muy bien en la Coruña y el Liceo estos años, lo sienten como un jugador de allí?
Sí, de verdad. De pequeño lo primero que quieres en Sant Sadurní es jugar con el Noia, y después yo tenía la ilusión de poder jugar con el Liceo. Y la verdad es que desde el primer momento me sentí como en casa, la gente me ha tratado súper bien, el club también y estoy muy contento de esta etapa. Estoy muy identificado, porque es un club que siento muy dentro, y eso se transmite también jugando, y la gente me tiene el afecto que me tiene.
Le costó mucho tomar la decisión de dejar el Liceo?
Sí, fue una de las situaciones más tristes que he vivido, fue una decisión muy dura, tanto para mí como para mi familia. Pero bueno, cuando se te cierra una puerta se abren otras y hay que ser positivo y mirar adelante.
Hablamos de doce temporadas en dos etapas en el conjunto gallego y diez títulos. Destacaría alguno por encima de los demás?
Es difícil porque, por suerte, hemos ido ganando partidos y hemos ganado títulos. Me quedo con todo, con todas las alegrías, sobre todo las temporadas que se han conseguido títulos han sido más bonitas de vivir.No me puedo reprochar nada, porque lo he dado todo, a veces sale mejor ya veces sale peor, pero así es el deporte.
Las dos ligas europeas consecutivas es el mejor?
Antes de las ligas europeas ganamos una CERS y luego una liga. Con equipos que se iban haciendo y estaban en formación para que cada vez perdíamos jugadores. Los títulos más importantes son las tres copas de Europa o la liga, pero … cuestan tanto de ganar los títulos que no desmerece cabeza.
Supongo que en estos años alguna decepción hay alguna derrota en una final?
A mí, porque soy un poco traumático, me quedan decepciones de todos los partidos que pierdo o empato.Lo llevo demasiado al extremo. Todo lo que hemos perdido han sido grandes decepciones, pero como al fin y al cabo siempre lo he dado todo en la pista, marcho con la cabeza bien alta y no me reprocho nada.Simplemente a veces estás más acertado ya veces menos, pero sé que si lo das todo y luchas hasta el final no te pueden reprochar nada.
Esta temporada el Liceo no ha ganado ningún título, la campaña le deja satisfecho?
Es un sabor algo agridulce, porque creo que ha sido una temporada rara. Empezamos con la supercopa de España y en la final nos ganó el Barça cuando parecía que la podíamos salir adelante, ya partir de ahí … la segunda vuelta ha sido un despropósito, con muchos lesionados. Es muy difícil aguantar un equipo, e incluso así hemos acabado terceros. Ha sido una temporada difícil, pero de todo se aprende, y lo que me deja contento es que lo he dado todo hasta el final, al igual que mis compañeros.
Su buena temporada ha quedado reflejada en el hecho de que los entrenadores y los capitanes le han otorgado el MVP de la OK Liga.
En un juego de equipo eso te hace estar contento, que los colegas te reconozcan está muy bien, pero estos galardones individuales, si no van acompañados de títulos, no tienen mucho sentido. Quizás lo que me dieron el año de la liga me hizo mucha más ilusión, porque sí tenía una consecuencia a llevar títulos al Liceo.
Siempre ha marcado goles, pero este año ha luchado por ser pichichi, se ha convertido en goleador?
[Se ríe] Sí, ahora de grande. No, no, son las circunstancias. En la primera parte de la liga iba más líder de asistencias, pero como hemos ido perdiendo delanteros, casi todas las lesiones han venido de la parte de delante, he tenido que coger este rol de chutar más a portería, y han salido más goles. Siempre intento hacer lo mejor para el equipo y en esta temporada nos hemos encontrado con muchos delanteros lesionados y eso lo teníamos que salir adelante como fuera.
Ahora toca iniciar una nueva etapa en el Oliveirense de Portugal, lo afronta con ganas?
Con toda la ilusión del mundo, la de un niño pequeño, con la misma que cuando jugaba con la camiseta del Noia o cuando empecé aquí, en el Liceo. Será una experiencia nueva en una liga que se está reforzando mucho y que es muy atractiva de cara al público, y con la ilusión de ir allí a hacerlo bien. Es un desafío que cojo con los cinco sentidos y con la ilusión de poderlo sacar adelante.
Con su forma de jugar le será fácil adaptarse?
Hace muchos años que estoy en el Liceo, aunque vaya jugando con la selección española, que tiene otras maneras de hacer, y creo que tengo algunos vicios cogidos del Liceo que me costará reciclarlos en otros equipos. Soy yo el que me tengo que adaptar al nuevo equipo, eso lo tengo claro. Tengo una ilusión enorme y será cuestión de tiempo, más tarde o más pronto estoy convencido de que me irá bien porque no puede ser de otra manera.
Se ha fijado un objetivo de cara a la nueva temporada?
Yo no me marco grandes objetivos, el primero es ir hacia allí, intentar tener los ojos bien abiertos, intentar aportar el máximo al nuevo club y dar lo mejor de mí en cada entrenamiento, en cada minuto y cada segundo. En cada hora del día pensar en lo que puedo hacer para estar bien el sábado a la hora del partido. Voy con estos ganas de ganarme un lugar, de acoplarme a los nuevos compañeros y de intentar disfrutar del hockey.
Diez en doce
Llegó al Liceo la temporada 2002/03 y estuvo cuatro temporadas antes de irse al Igualada. Jordi Bargalló volvió el curso 2008/09 y ha jugado hasta ahora. En total ha militado doce temporadas en el conjunto gallego y ha ganado diez títulos.Ayudó a llevar a las vitrinas del Liceo tres ligas europeas, una OK Liga, una CERS, una copa, dos copas continentales y dos de intercontinentales.
Fuente: L’Esportiu

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »