El técnico Guillem Cabestany estrena en el Oporto con el título de copa y ha ganado la competición durante cuatro años seguidos en tres equipos de tres ligas diferentes

Nunca antes ningún técnico de hockey sobre patines había ganado cuatro títulos de copa consecutivos en tres equipos de tres ligas diferentes. Guillem Cabestany completó el domingo la trilogía con el Oporto en una final en la que su equipo evitó el triplete del Benfica imponiéndose por 4-2 en una gran actuación del portero catalán Natxo, que jugaba el último partido oficial con la camiseta de el equipo de la capital de Portugal y que contribuyó decisivamente a la decimoquinta copa del Oporto, que iguala, para más inri, el registro del Benfica.

Cabestany inició su leyenda con un título imposible -el primero del club-, tanto por el fondo como por la forma, en Oviedo en 2013 cuando era el técnico del Moritz Vendrell en un final agónica contra el Reus y repitió hazaña con los Penedès en 2014 en Lleida en un duelo inolvidable contra el Barça. Consideró que su ciclo en el Moritz Vendrell había terminado después de cuatro temporadas. Antes de terminar, eso sí, condujo a su equipo hacia el título de la CERS, redondeando el mayor periodo de esplendor del club Penedès. Su fama, con resultados contrastados gracias a una planificación minuciosa ya la buena lectura de los partidos -aspectos que no siempre conflueixen- le permitió hacer las maletas el curso 2014 a 2015.Recaló en Breganze, de la liga italiana, junto al delantero Jordi Adroher. Conquistó la tercera copa seguida.Un estallido historia -hacía 40 años que el club no se llevaba la copa- materializado en una final contra el Viareggio.

No todo han sido rosas en su primer curso en el Oporto, ni mucho menos. A pesar de que en la fase de grupos de la liga europea su equipo derrotó al Barça en los dos enfrentamientos, la eliminación en los cuartos de final contra el Oliveirense, con varios jugadores repudiados precisamente por el Oporto, fue sangrienta. En la liga, además, el potencial atacante de un Benfica relleno de figuras entero las que están Jordi Adroher -pitxitxi de la liga- y Marc Torra y Guillem Trabal muy seguro bajo los palos, dejó los dragosen un segundo plano .

Por ello, el estallido en Ponte de Lima en la Taça de Portugal el pasado domingo fue lógico y puso fin a una etapa con altibajos -cuatro derrotas en la liga- en la fase de construcción del equipo, a pesar de disponer del exazulgrana Reinaldo y tener el triángulo de jóvenes de más talento del hockey portugués: Hélder Nunes -la figura y catalizador del juego-, Gonçalo Alves y Telmo Pinto. Para el próximo curso, Cabestany dispondrá del portero del Vic Carles Grau y también ha fichado al jugador del Igualada Ton Baliu, ejemplo de carácter y combatividad con el que espera ganar solidez. El Oporto ha terminado pletórico superando el eterno rival pero durante el curso ha tenido lagunas atribuibles a las dificultades que conlleva extraer el rendimiento óptimo a un colectivo parcialmente nuevo. El alquimista Cabestany, sin embargo, tiene crédito y tiempo para afilar el proyecto: está renovado hasta 2018.

Fuente: L’Esportiu

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
error: Content is protected !!