El ex jugador del Liceo ya ha hecho 13 goles y ha marcado en los siete partidos de la liga portuguesa con el invicto Oliveirense en su primera experiencia fuera de la OK Liga

La calidad de Jordi Bargalló (San Sadurní, 1979) le ha permitido adaptarse en cuatro días a las exigencias de la liga portuguesa mes catalanizada de la historia a pesar de vivir su primera experiencia lejos de la OK Liga. El polivalente internacional, uno de los mejores de la historia, triunfa plenamente en el Oliveirense después de haber sido jugador franquicia del Liceo durante doce temporadas. Bargalló tiene a su lado el vallenc Jepi Selva y el portero Osona Xevi Puigbí, que aterrizó en Oliveira de Azeméis en 2014 y es una pieza clave. En el marco de un equipo absolutamente renovado respecto del curso pasado, con cinco caras nuevas, el medio de Sant Sadurní se ha reencontrado con el portugués Ricardo Barreiros, un todoterreno básico con el que coincidió en el Liceo, y también con el delantero gallego Pablo Cancela, otro ex jugador del Liceo que ha aterrizado procedente del Forte dei Marmi.

El campeonato, de hecho, está marcado por el dominio del equipo de Bargalló, que dirige el inefable To Neves. Con el permiso, pero, del Oporto de Guillem Cabestany -con Carles Grau y Ton Baliu a sus órdenes-, y del Benfica, el campeón de Europa, que dispone de Jordi Adroher. Los tres han ganado en las siete primeras jornadas. El cuarto en discordia es el Sporting del técnico catalán Guillem Pérez y en el que también juegan Pedro Gil, Ferran Font y Sergi Miras. Cedió un solo partido en la sexta jornada en Barcelos (7-3) contra el campeón de la CERS.

Sin tirar faltas ni penales, Jordi Bargalló ya ha marcado 13 goles, los mismos que ha hecho Jordi Adroher. Sólo supera los dos catalanes en la tabla de goleadores el delantero del Benfica João Rodrigues (18 goles). Pedro Gil (Sporting), por su parte, ha marcado 12. Tanto Bargalló como Gil, además, han marcado en las siete jornadas. La liga portuguesa se caracteriza por defensas menos estrictas que en la OK Liga y por medias goleadoras más altas, características que, en parte, Bargalló ya había vivido en cierto modo en su etapa en el Liceo. Pedro Gil también ha reiniciado su aventura portuguesa acostumbrado a la locura de la liga italiana y no se le hace nada extraño. Su estilo de juego agresivo y voraz se acomoda perfectamente. Gil jugó antes en el Infante de Sagres y en dos etapas en el Oporto.Conoce, por tanto, el campeonato sobradamente. Continuando con los catalanes, Ferran Font (Sporting) ha hecho siete goles;Sergi Miras (Sporting) ha marcado seis golpes y Jepi Selva (Oliveirense) ha hecho cinco. Cierra la relación el jugador del Oporto Ton Baliu: cinco goles. La constatación del juego explosivo portugués son los 8,57 goles de media por partido. En la OK Liga, en diez jornadas, en cambio, la media es de 6,31 goles, aunque la última jornada fue excepcional con más de 8 goles por partido, y se desmarcó la tendencia. El loco Reus-Girona (12-5) provocó una parte sustancial de la desviación.

EL DATO

También triunfa en su regreso a Portugal Pedro Gil, que ha hecho 12 goles con el Sporting

Todavía puedo mejorar la adaptación y seguirá mejorando. Pero me encuentro bien identificado con el equipo
A pesar de venir del juego alegre del Liceo, el hockey portugués es más rápido y, sobre todo, más descontrolado
La pretemporada costó. Cuatro de los cinco nuevos venimos de ligas diferentes. El nivel es aceptable pero el tiempo juega a nuestro favor y mejoraremos mucho

Los cuatro grandes juegan la liga europea

Los cuatro grandes tienen marcada en la agenda la liga europea. El sábado, por ejemplo, el Sporting, que ya se repuso del tropiezo en la liga goleando al Sanjoanense, juega en la pista del Reus en un partido en el que Pedro Gil se reencontrará con la afición que lo vio con la camiseta rojo-y-negra durante dos temporadas y con la que ganó la liga europea de 2009. el equipo con más presión es el Oporto, que cedió un inesperado empate en casa contra el Mérignac francés y no puede fallar en la pista del Bassano. Tanto el Oliveirense, que juega en la pista del Breganze, como el Benfica, que visita el débil Diessbach suizo, hicieron los deberes en el debut.

Fuente:L’Esportiu

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »