El delantero del Vic acabó con la imbatibilidad del equipo azulgrana, al que nadie le marcaba cuatro tantos o más desde que Ferran Pujalte le metió cinco en 1990

El joven Martí Casas, con cuatro goles, se convirtió el pasado sábado en el brazo ejecutor del FC Barcelona Lassa, que perdió por 6-4 en su visita al Club Patí Vic y encajó su primera derrota en la OK Liga tras encadenar once jornadas de imbatibilidad.

La actuación de Martí Casas, de 21 años, fue estelar, ya que abrió el camino de la victoria del Vic con dos goles consecutivos en apenas un minuto y después convirtió con sangre fría dos faltas directas que dejaron helado a Sergi Fernández, el guardameta azulgrana. Pero si marcar un póker goles en un mismo partido ya es algo poco habitual, lograrlo ante el Barça, un equipo que suele encajar muy pocos tantos, lo eleva a la categoría de proeza. De hecho, según ha podido comprobar este diario hacía casi 27 años que ningún jugador le había marcado cuatro goles o más al equipo azulgrana en un partido de Liga.

El último, curiosamente, había sido Ferran Pujalte, ex jugador y ex entrenador del Barça y ahora técnico del Vic, quien el 14 de enero de 1990 le marcó cinco goles defendiendo la camiseta del Liceo en el partido de la 7ª jornada del campeonato en el que el equipo coruñés se impuso por 8-5.

Fue precisamente Ferran Pujalte quien hace dos temporadas apostó por Martí Casas, al que fichó para el Vic con sólo 19 años procedente del Mataró, con el que había sido el segundo máximo realizador de la OK Liga con 38 goles, para cubrir la baja del coruñés Dava Torres.

El joven delantero mataronés, de 21 años, es una de las más firmes promesas del hockey patines español. De hecho, tras haber debutado con la selección sub-20, este mismo 2016 lo hizo también con la sub-23 en la Copa Latina, donde sustituyó a su compañero de equipo Roger Presas, quien había sido convocado inicialmente.

Casas ya es una pieza importante en el Vic, que contra el Barça encadenó su décima victoria consecutiva en la OK Liga y se colocó a sólo tres puntos de los azulgrana. Y para rizar el rizo, en la primera derrota del Barçatambién hubo otra curiosa coincidencia. Uno de los jugadores del Vic, Sergi Llorca, está cedido por el equipo azulgrana y su padre, Josep Llorca, era el portero que defendía la portería del Barça en el partido en el que Ferran Pujalte le marcó cinco goles el 14 de enero de 1990. Cosas del destino.

Fuente: Carles Gallen MD

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »