El Benfica toma ventaja en la eliminatoria europea de cuartos de final

Sin fortuna, el Liceo no tuvo más remedio que hincar la rodilla contra el campeón de Europa. Los coruñeses perdieron con el Benfica (2-3) en el partido de ida de los cuartos de final de la Liga Europea y se ven obligados a buscar la heroica en la vuelta que se celebrará el próximo 1 de abril en el Pavilhao Fidelidade lisboeta.

 Durante la semana, la plantilla liceísta pidió de forma insistente el apoyo de la afición y Riazor respondió con una gran entrada (unos tres mil espectadores). El equipo de Carlos Gil lo agradeció firmando una gran primera mitad, sacando los colores a un Benfica deslavazado, que lo fiaba todo a las individualidades.

Los verdiblancos llamaron con insistencia a las puertas de gol en los primeros minutos. Un mano a mano malogrado por César Carballeira en el minuto 3 y un tiro al hierro de Toni Pérez, a pase de Dava Torres, fueron las acciones más reseñables en estos primeros compases. El premio a la insistencia llegaría en el ecuador del primer período, quizás con una acción menos clara que las anteriores, pero en la que el defensor luso Henrique Magalhäes sorprendió a Trabal con un disparo exterior que se coló en la meta para delirio de la afición local.

El Liceo tenía en ese momento contra las cuerdas al campeón de Europa. El Benfica lo fiaba todo a la inspiración del crac argentino Carlos Nicolia, pero las ocasiones seguían siendo para los coruñeses. La falta de acierto en la finalización de las contras en 3 para 2 acabó resultado decisiva.

El Benfica aguantó el chaparrón y acabó volteando el marcador entre los minutos finales del primer período y los iniciales del segundo. Las Águilas firmaron tres tantos en los que intervino una pequeña dosis de fortuna anotados por dos actores secundarios. El 1-1 llegó en un jugadón de Nicolia, pero justo cuando el argentino se estaba cayendo asistió a Tiago Rafael para que este anotase a placer. El segundo y el tercero fueron en sendos rebotes convertidos en gol por Diogo Rafael.

El 1-3 dejó tocado al Liceo y el Benfica casi lo aprovecha para sentenciar su pase a la final four. El pichichi Joao Rodrigues desperdició un mano a mano con Malián y una azul a Joan Grasas obligó al portero a salvar una falta directa de Nicolia y al equipo a aguantar en inferioridad numérica durante dos minutos. El Liceo fue otro equipo en la segunda mitad, llegó menos a la portería rival, pero al menos Marc Coy consiguió marcar el 2-3 con un disparo desde campo propio. Un gol para la esperanza. Para soñar, al menos, con la épica.

Fuente: La Voz de Galicia

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »