El HC Liceo tiene pie y medio fuera de la máxima competición continental, tras caer en Riazor en el partido de ida de cuartos de final ante el vigente campeón, un Benfica que mostró tanto talento como anarquía –especialmente antes del descanso– sobre el parquet.

El HC Liceo tiene pie y medio fuera de la máxima competición continental, tras caer en Riazor en el partido de ida de cuartos de final ante el vigente campeón, un Benfica que mostró tanto talento como anarquía –especialmente antes del descanso– sobre el parquet.

Tal vez consciente de su poderío ofensivo, el equipo lisboeta entró algo ‘sobrado’ al partido. El Liceo sujetó bien sus intentos básicamente individuales y gozó de la primera ocasión clara, doble, en la que Trabal abortó los intentos de Carballeira y Magalhaes. El meta español repitió acción muy poco después ante Dava Torres.

Preámbulos del tanto que abrió el marcador, gracias a un disparo de Magalhaes que desvió en el aire Torres, despistando a Trabal, aunque los árbitros se lo dieron al luso.
A partir de ahí, el juego se desmadró. El Benfica se lanzó a tumba abierta y el Liceo aceptó el envite. La consecuencia fue una sucesión de ocasiones en ambas metas, aunque ninguna de ellas fructificó.
Nicolía avisó con dos contras casi seguidas que salvó Malián y Diogo Rafael se acercó un poco más mandando la bola al palo.

Pero fue con ambos ya más calmados cuando llegó el empate, después de un barullo del que Nicolía logró sacar la bola al segundo palo, donde Tiago Rafael, más solo que una, no tuvo más que empujarla a la red. De ahí al descanso, parón general.

A la vuelta de vestuarios el Benfica optó por tener más posesión. Y la táctica funcionó. Una pared a tres bandas la culminó, de nuevo en el segundo palo, el otro Rafael, Diogo.

Este tanto noqueó al Liceo, que estuvo los siguientes minutos a merced de un campeón que llegó al tercero tras un slalom de Diogo Rafael y un tiro cruzado que parecía fácil para Malián, que poco después detuvo una falta directa a Nicolía.

Cuando todo parecía finiquitado, un palazo desde casi media pista de Coy superó, con solo 23 segundos en el crono, a un Trabal tapado por un compañero, abriendo una pequeña vía a la esperanza y evitando que la vuelta sea un trámite.

Fuente: El Ideal Gallego

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
error: Estas imágenes están protegidas por derechos de autor, está prohibida su descarga !!