El Liceo sufrió, pero al final el esfuerzo mereció la pena para afianzarse en la cuarta plaza. Los hombres de Carlos Gil recibieron ayer en Riazor a un Lloret que no puso las cosas fáciles y que lucó hasta el final. Pero en el momento que más lo necesitaba su equipo, apareció Josep Lamas para anotar dos goles y certificar el triunfo de los verdiblancos.

El Liceo sufrió, pero al final el esfuerzo mereció la pena para afianzarse en la cuarta plaza. Los hombres de Carlos Gil recibieron ayer en Riazor a un Lloret que no puso las cosas fáciles y que lucó hasta el final. Pero en el momento que más lo necesitaba su equipo, apareció Josep Lamas para anotar dos goles y certificar el triunfo de los verdiblancos.

Una victoria que sirve para alejar al quinto, el Voltregá, que una hora antes no había sido capaz de derrotar en su feudo al Noia (3-3). De esta manera, los coruñeses aventajan en cuatro puntos a los de Osona, y además todavía tienen el partido pendiente ante el Alcoy, que disputarán el 13 de mayo.

No empezó bien el encuentro para el cuadro local, que encajó un tanto en los primeros minutos. Tocaba remar contra corriente, pero el Liceo tuvo paciencia y supo aprovechar sus recursos. Esta vez, el que anotó fue Dava Torres, en el minuto 18, y con el 1-1 se llegó al descanso del partido.
En la segunda parte, Carballeira puso por delante a los suyos. Pero el Lloret no estaba dispuesto a rendirse y poco después empató.

Menos mal que Josep Lamas anotó una falta directa y, aunque a falta de diez minutos el Lloret restableció la igualada, una vez más el capitán verdiblanco acertó ante la portería rival para poner el 4-3 definitivo. El próximo sábado toca visitar al Vilafranca.

Fuente: El Ideal Gallego

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
error: Content is protected !!