El Reus Deportiu presenta un déficit de 40.000 euros y sigue conviviendo con el miedo de que el Instituto Catalán de Finanzas ejecute la orden de recuperar el dinero prestado

La situación económica del Reus Deportivo sigue conviviendo en una calma tensa. El club presidido por Mónica Balsells ha presentado durante la asamblea de socios de este jueves un déficit en el balance de los números de la temporada 2016-2017 de unos 40.000 euros, cifra que se aleja de los cerca de 2.000 que había previsto la entidad hace un año. Esta cifra podría haber sido peor si se tiene en cuenta diversos factores que la han provocado. La junta directiva del Reus Deportiu ha decidido incluir el ingreso por la marcha de Matías Platero en Portgual en el balance de la temporada 2016-2017, que se cerró el 30 de junio, a pesar de ser una operación realizada posteriormente.

Este caso y otros cobros pendientes como el del contrato de publicidad del Centro Comercial La Feria, cifrado en 54.000 euros, han provocado un déficit que, en caso de sumarse los intereses de demora después de no haber pagado ninguna cuota al Instituto catalán de Finanzas (ICF), podría haber ascendido a unos 270.000 euros, según Jordi Salvo, auditor de Roig & Salvo encargado de la auditoría externa anual. Mónica Balsells, presidenta rojo-y-negra, ha asegurado que el club necesita renegociar con el ICF para evitar que la institución ejecute su derecho a recuperar el dinero que, según la auditoría externa, «el día que el ICF reclame , el club no podrá hacerle frente ». Aunque los números son preocupantes, los socios han dado el visto bueno al balance de la temporada pasada con un balance de 94 votos a favor, 4 abstenciones y 1 voto en contra. En este sentido, el socio Josep Giralt ha hecho entrega a la presidenta Mónica Balsells una propuesta para ayudar a la situación económica del club, una idea basada en la recaudación de una cuota mínima extra para pagar al ICF y evitar la ejecución que pueda afectar a la viabilidad económica de la entidad.

En cuanto al presupuesto de la temporada 2017-2018, el club ha previsto unas pérdidas simbólicas de 38 euros con unos ingresos previstos de 3.767.252 euros. Estos números han sido aprobados por 96 votos a favor, 6 abstenciones y 2 votos en contra. Además, el club ha propuesto a los socios renovar el sistema de gestión de electricidad y gas del club para optimizar el rendimiento y ahorrar el máximo posible. Los presentes han dado el visto bueno a la propuesta por 56 votos a favor, 6 abstenciones y 1 en contra, acción que permitirá a la empresa Contexto IBP y Veolia realizar una inversión en el club de 400.000 euros que recuperará en los siete siguientes años con el dinero que se ahorrará el club pero que irán directamente a las arcas de la empresa, lo que no provocará ningún gasto extra a un Reus Deportiu que, en la vertiente más positivo.

Fuente: EsportsdelCamp

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
error: Content is protected !!