Matías Pascual, Pablo Álvarez y Lucas Ordóñez brillan en el hockey sobre patines del equipo catalán, pero vieron poco a Lionel Messi.

El hockey sobre patines es el deporte que más campeonatos le ofrendó al FC Barcelona, inclusive superando a su popular y publicitado fútbol plagado de estrellas. Desde su irrupción en 1948, acumula una impresionante colección de 115 títulos nacionales, regionales e internacionales. En España su dominio es tan abrumador que es el club que más veces ganó los tres torneos más importantes: acumula 28 Ligas -en este siglo solamente se “conformó” con ser subcampeón en 2013-, 21 Copas del Rey y 10 Supercopas, la última de ellas ganada el sábado con un 4-0 ante Voltregá, con goles de Matías Pascual y de Pablo Álvarez, mientras que Lucas Ordóñez también cumplió una destacada actuación. Los tres son sanjuaninos y son el 30 por ciento argentino del campeón.

Llegaron a Cataluña desde Cuyo, la región considerada como la sede nacional del hockey sobre patines, y ya llevan varias temporadas en este exitoso Barcelona. Por eso al mediocampista Pascual (27 años, ex Olimpia y SEC) y a los delanteros Álvarez (29, ex Olimpia) y Ordóñez (31, ex UVT y Banco Hispano Argentino), se les nota el acento español cuando desde el histórico Camp Nou, tras finalizar una de las exigentes prácticas, se suben a la entrevista telefónica con Clarín, gracias a la gentileza del responsable de prensa, Robert Güell.

-Barcelona es reconocido como uno de los clubes deportivos más importantes del planeta. ¿Cómo lo viven ustedes desde adentro? 

-Álvarez: Para mí es el mejor club del mundo. Sin dudas, es lo máximo. Llegar acá fue un sueño que de chico me parecía imposible. Por eso cuando me llamaron para ofrecerme jugar en Barcelona, se me hizo realidad ese sueño. Llevo seis años en este club, después de haber jugado en Liceo La Coruña.

-Pascual: Lo mismo que se ve desde afuera es lo que se vive adentro. En todas las “secciones” (deportes profesionales) hay mucha gente trabajando y dando lo mejor para hacer de Barcelona un club enorme. Quedé impresionado cuando llegué, también desde Liceo, hace cuatro años. Y me sigue pareciendo un club impresionante.

-Ordóñez: También era un sueño de chico para mi. Todo jugador de hockey sobre patines sueña con jugar en Barcelona, donde están los mejores. Al llegar quedé más impresionado de lo que imaginaba, al ver una institución tan grande y tan organizada en todo sentido. El profesionalismo y la exigencia por ganar no sólo es en el fútbol, sino que también se da en el hockey sobre patines, básquetbol, handball y futsal.

-¿Qué se siente al vestir una camiseta tan pesada y habituada a sumar un título tras otro?

-Ordóñez: Vine a jugar a España a los 18 años, fichado por Cerdanyola, y mi primer partido fue en la cancha de Barcelona. Lo viví como un sueño. Después jugué en Tenerife, Follonica (Italia) y Pati Vic hasta que recalé aquí. Cuando me puse por primera vez esta camiseta, me pasaron millones de cosas por la cabeza: el esfuerzo desde chico, el apoyo de mi familia… Costó llegar costó, pero mantenerse es más difícil. Sabés que el objetivo es tratar de ganar todas las competencias que se juegan. Nos preparamos para ganar siempre y nunca bajar los brazos.

-Pascual: Es un orgullo muy grande ponerse esta camiseta, sobre todo para nosotros que venimos de tan lejos. Salir a la cancha con estos colores, en España y en Europa, es una motivación extra y nos pone orgullosos. El objetivo de Barcelona es claro: ganar campeonatos, aún reconociendo que en la Liga hay grandes equipos. Este club tiene una trayectoria impecable y una historia muy grande.

-Álvarez: No sólo los días de partidos vivo la alegría de representar estos colores. Compartir vestuario con los mejores del mundo y mirar al compañero de al lado y saber que es una gran figura del hockey es un plus grande. Aspiramos a ganar todos los títulos. No por ser Barcelona significa que nos resulte fácil, porque en España la Liga es muy fuerte y cualquier rival te puede complicar y ganar. No es como otras Ligas en las que el primero le gana al último por mucha diferencia. En la española ese último esta capacitado para ganarle al líder.

-Así como el club derrocha poderío, la ciudad de Barcelona es una de las más bellas del mundo. ¿La disfrutan?

-Pascual: Es una ciudad hermosa y además la gente es excelente. Desde que llegué, todos me ayudaron a adaptarme rápido y me hicieron las cosas muy fáciles por su amabilidad. Estoy viviendo en Castelldefels, en las afueras, y tengo todo cerca: las playas, el Metro…

-Álvarez: La ciudad es impresionante y también destaco a la gente. Son encantadores y eso hizo que mi adaptación fuese rapidísima. Tanto en La Coruña como en Barcelona.

-Ordóñez: Es un ciudad gigante y con montones de cosas para elegir. Pasear por el centro es muy lindo. Cuando vienen amigos o familiares, siempre me faltan días para que puedan conocer todo. Si tengo que elegir un lugar, no sabría qué responder, porque son tantos los sitios que no podría quedarme con uno solo.

-El encanto de Barcelona se vio afectado por la problemática elección en Cataluña, con represión incluida. ¿Cómo lo ven ustedes desde la óptica del extranjero?

-Ordóñez: Lo ocurrido el domingo pasado ha sido algo muy triste. Siempre voy a estar en contra de la violencia. Se trató muy mal a la gente que sólo quería emitir su opinión.

-Álvarez: Cataluña ha sido y sigue siendo un caos. Aunque no soy quién para opinar, por ser extranjero, me pareció una vergüenza cómo han tratado a la gente que sólo quería ir a votar y ser escuchada. Espero que puedan cumplir su sueño en paz.

-Pascual: Fue una situación bastante tensa. El tema de la violencia, por lo que he podido ver, fue lo más me impactó y dolió.

-Compartiendo nacionalidad, club y ciudad, deben tener contacto con Lionel Messi y Javier Mascherano, ¿no?

-Pascual: No, no tenemos contacto porque ellos se entrenan en la Ciudad Deportiva y nosotros en el Palau Blaugrana, pegado al Camp Nou. Yo un día lo crucé a Messi de casualidad y aproveché para sacarme una foto con él. Pero fue un hecho fortuito.

-Alvarez: Exacto, es así. Al no compartir las instalaciones de entrenamiento, no tenemos la oportunidad de cruzarnos. Yo una vez estuve un ratito nomás con Messi porque fui a hacerle firmar una camiseta a través de un contacto familiar. Pero fue un ratito nada más.

-Ordóñez: La distancia entre donde se entrena el fútbol y donde lo hacemos nosotros es de 3 kilómetros. Podemos llegar a cruzarnos en alguna revisión médica en La Masía, pero no tenemos la chance de estar mano a mano. Igual cuando podemos ir a ver fútbol al Camp Nou lo hacemos, pero son pocas veces porque los fines de semana nosotros jugamos y ellos también.

Los tres sanjuaninos son parte importante de los títulos de Barcelona. Pablo Álvarez salió campeón 18 veces (6 Supercopas y 5 Ligas de España, 3 Copas del Rey, 2 Ligas de Europa, una Copa Continental y una Copa Intercontinental); Matías Pascual festejó en 14 ocasiones (4 Ligas y 4 Supercopas de España, 2 Ligas de Europa, 2 Copas del Rey, una Copa Continental y una Copa Intercontinental); y Lucas Ordoñez, en 7 oportunidades: 2 Copas del Rey, 2 Supercopas y Ligas de España, y una Copa Continental. En el mismo territorio que idolatra a Lionel Messi, ellos también mantienen en alto la bandera argentina en el deporte.

Fuente: Clarin

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
error: Content is protected !!