Después de una primera parte que acabó con 0-2, el Barça remontó en el segundo tiempo y acabó superando a un buen Girona para seguir invictos en la Lifa y resistir el ritmo del Liceo, invicto también, que goleaba al Caldes

Victoria trabajada del Barça en el Palau ante el Girona, quien llegó a soñar con el triunfo al término de un buen primer tiempo y de irse a los vestuarios con un marcador a favor de 0-2. En la previa del partido Edu Castro ya advertía de las virtudes del Girona, que se presentaba en el feudo blaugrana después de una victoria y un empate como visitantes y de ver como en la jornada previa de la OK Liga el Lleida le sorprendía por 1-2.

Guiados por las palabras de su técnico Edu Castro –”el Girona juega muy bien el 2 y 2 típico, con muy buen juego exterior y un juego interior muy peligroso”–, los jugadores del Barça salieron muy metidos en el partido de inicio, con una buena ocasión de Pablo Álvarez bien contestada por el portero del Girona Jaume Llaverola, que en algunos momentos llegaría a desesperar a los locales por sus buenas actuaciones, con las que mantuvo al Girona con opciones de triunfo hasta el final.

La acción de Álvarez fue rápidamente contestada por Raúl Pelicano, quien en el 5’, después de romper a Marc Gual la cintura, y posteriormente en el 12’ en una acción a la contra subiría el 0-2 al electrónico. Tuvo el Barça varias ocasiones para recortar las diferencias, especialmente en las llegadas de Xavi Barroso, pero Llaverola estuvo espléndido y aún pudo ser más franco el marcador para el Girona al descanso si David Gelmà hubiera transformado un penalti que evitó Egurrola.

Pablo Álvarez mostró el camino de la remontada

Edu Castro puso en liza a los mismos jugadores que en el primer periodo, Gelmà tuvo de nuevo una ocasión que no aprovechó y una genialidad dePablo Álvarez viniendo desde detrás de la portería puso el 1-2 (29’). Poco le duró la alegría al Barça, que veía como en el 34’ Marc Palau ampliaba a dos la diferencia tras el penalti cometido sobre un Pelicano que estaba en todas.

Quedaban 10 minutos frenéticos, con los jugadores del Barça bombardeando la potería de Llaverola, pero sin encontrar premio a su insistencia, en parte gracias al buen trabajo defensivo del rival y en parte fruto de la improvisación e individualismo en algunas acciones.

No obstante, Lucas Ordoñez en el 41’ recortaba diferencias de falta directa (2-3) y cuatro minutos después a la media vuelta Matías Pascuallograba el empate de bella factura. Al Girona se le hacía largo el partido y estaba con el agua al cuello. Su técnico Ramón Benito pidió tiempo muerto. Pidió confianza a sus jugadores, quienes buscaron la contra que les marcó su entrenador, pero que poco pudieron hacer con el gol de Xavi Barroso dentro del área en el 49’, para alegría del Palau y desperación de un Girona que tuvo el triunfo en su mano, pero que al final no pudo contener la estampida azulgrana. Gozó de la última bola para empatar, pero no pudo ser.

La victoria le sigue al Barça para seguir el fuerte ritmo del Liceo, que como los catalanes están invictos tras las primeras seis jornadas de la OK Liga, pero que mantienen la primera posición de la Liga por mayor diferencia de goles.

Próximo sábado, a las 11.00 horas, partidazo de hockey patines en el Palau: Barça-Liceo, en juego el liderato de la Liga.

Fuente: MD

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
error: Content is protected !!