Carles Folguera lidera desde hace un año el proyecto Masia 360 que reune y aprovecha el conocimiento acumulado en todas las áreas del club

“A los chicos y sus familias hay que ayudarles dentro y fuera del club”, apunta el responsable del proyecto

Hace un año el FC Barcelona iniciaba un nuevo y ambicioso proyecto: Masia 360. Al frente, Carles Folguera, el exportero internacional de hockey sobre patines y ya entonces director de La Masia. Transcurrido un año llega el momento de hacer balance.

La criatura ya tiene un año. ¿Cómo está de salud?

Diría que muy bien. Nos daba miedo comenzar un proyecto así a finales de octubre, con la temporada en marcha e incorporando nuevos elementos, los tutores, a la estructura organizada. Un año después la respuesta de los secretarios técnicos y entrenadores ha sido increíble.

Cuando arranca un proyecto se hace con unos objetivos. ¿Cuáles eran los de Masia 360?

Se trataba de pensar no solo en el deportista que entrena o juega dos horas si no en el chico que se forma en el club. Qué se les puede ofrecer a estos chicos con sueños legítimos pero que para conseguirlos deben pasar un proceso en el cual entendemos que debemos ayudarles en las diferentes fases, dentro del club y cuando se retiran. También ayudar a las familias. Hoy por hoy, el plan formativo en el Barça es un elemento que nos diferencia del resto.

Hablo con familiares de los chicos y están muy contentos con Masia 360. ¿No será que les están haciendo su trabajo?

Uno de los objetivos del proyecto es incorporar a las familias. Sobre el deportista, manda el entrenador. Pero la relación con el hijo la tiene la familia, no sustituimos a nadie. Y el tutor es quien hace de enlace entre familia y entrenador. Damos herramientas, recursos, información, pero está claro que los dos elementos que lideran son el entrenador y la familia.

¿Con qué se queda de lo que se ha hecho en este primer año?

Con la capacidad de entrenadores y secretarios técnicos de valorar que el elemento nuevo que se ha incorporado, el tutor, ya forma parte consolidada de la estructura. Me quedo también con que hemos visto que el programa puede acabar facilitando el rendimiento deportivo de los chicos. Y me quedo mucho con el papel que juegan las familias, asistiendo a las formaciones o preocupándose por sus hijos.

¿Cuál es la parte más visible de Masia 360 de cara al aficionado?

Hemos incorporado a una estructura que era exclusivamente deportiva un elemento que ayudará a que el proceso sea más rápido. A partir de ahora, por ejemplo, haremos que los chicos conozcan proyectos solidarios y convivan más con el mundo real. Ya se ven resultados en la actitud de nuestros deportistas tanto dentro como fuera de los campos. Hemos  integrado una figura no deportiva como es el tutor dentro de la estructura del equipo. Y con todo eso conseguimos hacer al deportista más humano y en eso seguramente somos diferentes a otros clubs. No se trata de trabajar con el chico solo dos horas al día sino las 24. Mejores personas en el Barça acabarán siendo mejores deportistas. Y, si me permites, conseguimos que si hasta ahora cuando hablabas de formación en el Barça hablabas solo de la residencia y básicamente de fútbol, ahora ya es un todo. Son 617 deportistas y 42 equipos

Son muchos los que aterrizan en  el Barça, pero muy pocos los que llegarán a triunfar en el primer equipo de fútbol o cualquier otro deporte. ¿Es fácil hacerles llegar esto a los chicos y chicas?

Es complicado hacer entender a un niño cuyo su sueño es llegar al primer equipo del Barça, que para conseguirlo deberá superar altibajos, mucha competencia y que muy pocos lo consiguen. Tú les dices que solo llegará uno y ellos te responden: “Seré yo”. Nuestra función es transmitir a los deportistas que tienen que darlo todo en aquello que hacen en ese momento. Eso es el éxito. Si durante esos altibajos tú no te has esforzado, no has sido un buen compañero, no te has cuidado, te lo tendrás que hacer mirar. Por eso les decimos que tienen que formarse, que no lo dejen todo a la parte deportiva, porque se pueden hacer las dos cosas. Buen ejemplo lo tenemos en el CEO del club, Òscar Grau: es director general del club tras ser deportista profesional y con su camiseta retirada. Pero para conseguirlo, mientras entrenaba y jugaba, también estudiaba. Y lo mismo pasa con David Barrufet o Xavi O’Callaghan en balonmano, o Josep Llorca o yo mismo en hockey sobre patines…

El Barça es un espejo para otros muchos clubs. ¿Ha habido gente que ya se haya interesado por el proyecto Masia 360?

La idea para el segundo año es compartir experiencias con otras entidades que trabajan en alguna parte de nuestro proyecto, aunque en algunos casos no sean deportivas. Mañana, por ejemplo, con otras cuatro entidades debatiremos sobre modelos formativos más allá del deportivo. Seremos pioneros organizando la primera jornada de modelos formativos. Y eso identifica al club fuera de aquí.

¿Si le dieran una barita mágica, para qué la utilizaría?

Me gustaría que los cuatro proyectos que iniciaremos tengan el resultado que deseamos: el proyecto Masia Solidaria, para que los chicos y chicas conozcan realidades sociales diferentes, visitando centros como un hospital con niños con cáncer, el instituto Guttmann… En enero iniciaremos unos talleres sobre las emociones, la administración del tiempo, la comunicación efectiva con los hijos, cuidarnos y querernos… Talleres para 40 personas dirigidos a los padres. Así interrelacionamos con las familias. El tercer proyecto es hacer un programa interno de club para entrenar a los deportistas y formarlos de cara al día que puedan ser profesionales.  Y el cuarto es el de “Identidad Barça”, con Jordi Penas y Carles Santacana, para que los niños conozcan la historia de nuestro club.

Fuente: Sport

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
error: Content is protected !!