Trabajó especialmente en LV10 y en Canal 9. Sus amigos y colegas lo recuerdan con gran cariño. Tenía 70 años.

Le decían “El gallego” porque había nacido en España, aunque ese mote tan argentino que mete en la misma bolsa a todos los nacidos en la madre patria escondía su origen catalán, precisamente de Barcelona.

Sin embargo Ricardo Martí Rabasa se crió en Rivadavia y en San Martín, en nuestra provincia, adonde llegó niño, y le sirvió de plataforma para lanzarse como periodista deportivo primero (se recuerda su paso radial cubriendo varios mundiales de hockey sobre patines) y después como “el señor primicia” en sus coberturas diarias desde la calle y Tribunales. Su paso por LV10 y Canal 9 dejó huellas en el periodismo local y sus colegas y amigos lo recuerdan con afecto.

La dolorosa noticia de su muerte la dio su hija Natalia desde su cuenta de Facebook, en la que lo despidió refiriéndose a él como “gran padre y excelente abuelo”. A partir de ahí no tardaron sucederse los mensajes de dolor y tristeza que llegaron desde distintos sectores del quehacer local.

Había cumplido 70 años el 30 de octubre y desde los 17 ejercía su oficio con devoción y con un estilo propio que cultivó con los años y lo llevó a convertirse en un referente.

También había pasado por el antiguo diario Mendoza y por el la señal Aconcagua TV, pero su marca distintiva la dejó en la radio, donde matizaba sus columnas con opiniones jugadas que le descubrían al oyente un observador atento y preciso.

No sólo sus colegas y amigos sino también sus vecinos del barrio de Guaymallén, cerca de la Feria, donde vivió hasta sus últimos días, lo recuerdan como una “gran persona” y como un “hombre íntegro”, al que uno podía acudir por cualquier favor y que en todo momento tenía para regalar un gesto cordial y una sonrisa bonachona.

Hugo Fuentes, periodista: “resultó un gran maestro”

Para aquellos pibes que llegamos desde la facu, Comunicación Social de Ciencias Políticas, a la LV10 allá  por el 91, la figura de Ricardo Martí era un tanto intimidante. Ese que resultó un gran maestro, y con grandes dosis de bonhomía, formaba parte del viejo equipo de la Deportiva 10, y pertenecía a esas voces con las que fácilmente se identificaban los oyentes. Era un tipo sabio, multidisciplinario y efectivo. Sus coberturas desde el

Este provincial, para el fútbol de San Martín, Palmira y Rivadavia, en el esplendor de nuestra liga, eran infaltables. Como las coberturas del hockey sobre patines, incluyendo mundiales, en coproducción con Radio Colón de San Juan. Ese buen tipo fue un padrazo que nos fue guiando, como todos en aquel viejo equipo de radio.

Hincha de Racing y de San Martín, sabía tanto de fútbol como para dar cátedra, pero de ese fanatismo simple y sin estridencias. La calidad de sus conexiones y sus habilidades periodísticas le permitieron incursionar como movilero de la misma radio, en la mañana, y en Canal 9.

Siempre con la sonrisa franca, la mano extendida para colaborar con cualquier compañero, y en cualquier circunstancia. Un tipo grande, un buen tipo. Abrazo, maestro.

Mario Rudyk, periodista: “siempre dio consejos y me enseñó mucho”

Tengo el mejor de los recuerdos de Ricardo. Nos conocimos allá por 2003, cuando comencé a trabajar en Canal 9 y LV10. En esa época yo integraba el equipo de prensa de la radio y tuvimos mucha relación.

Siempre me tendió una mano y me dio consejos que me sirvieron mucho. Recuerdo las largas guardias en el aeropuerto, muy temprano, en las que conversábamos de la vida y me contaba sus experiencias en la profesión, su amor por España y por el hockey sobre patines.

Ricardo me enseñó mucho sobre las coberturas policiales y judiciales y nunca dudó en compartir su agenda conmigo, o presentarme ante jueces y comisarios cuando yo recién empezaba mi carrera en Mendoza.

Eduardo Ayassa, periodista: “era, sobre todo, la voz de las mañanas”

Yo lo conocí en la calle, frente a un accidente. También en las mañanas de Tribunales o, cuando hace muchos años, se buscaba el “parte” diario de la Policía, en la sede de Patricias y Montevideo.

Pero por sobre todo, Ricardo era la voz de las mañana de LV10, con las primeras noticias que daba a conocer desde el lugar donde se producían y al momento en que ocurrían, intentando llegar con la primicia.

Tiempo antes había llegado al éter, emparentando su comentario con deporte y en especial con el hockey sobre patines.

Hoy, y desde hace algún tiempo, se encontraba alejado de los medios. Se fue un profesional del micrófono y se lo va a extrañar mucho.

Oscar Guillén, periodista: “le interesaba más la ética que la noticia”

A Ricardo lo conocí en Tribunales. Era un catalán-menduco, con mucho humor, muy afectivo, muy sensible.

Tenía “medidos” a todos los jueces, fiscales y comisarios, lo que le permitía adelantarse y opinar con esa certeza que siempre lo caracterizó.
Periodísticamente, en los últimos años, estaba más interesado en la ética que en las primicias.

Lo recuerdo en algún pasillo de Tribunales, con los auriculares puestos, haciendo “una salida”, con esa voz tan particular que él tenía y todos reconocían.

Fue un animal de radio, un gran tipo, un fanático de su familia.

Fuente: Los Andes

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
error: Estas imágenes están protegidas por derechos de autor, está prohibida su descarga !!