El CE Vendrell, que el sábado veía como acercaba el billete para la CERS, no depende de sí mismo tras el empate del Voltregà en el Palau Blaugrana

El CE Vendrell no depende de sí mismo para jugar la Copa de la CERS. El conjunto entrenado por Gonzalo Medina deberá esperar domingo a partir de las 18.00 horas un pinchazo del Caldes o del Voltregà en la última jornada de liga y mejorar el resultado del equipo que falle si quiere conseguir el último billete para la próxima edición de la Copa de la CERS. Aunque el triunfo del pasado fin de semana contra el Palafrugell parecía encarrilar la clasificación europea , el empate (5-5) del Voltregà en la pista del campeón Barça ha roto de arriba abajo todos los pronósticos en el club Vendrell.

Última jornada con sólo un aliciente importante

La jornada 30 de la OK Liga deja sobre la mesa tres únicos partidos donde hay algo en juego: el Voltregà-Liceo, el Asturhockey-Caldes y el Girona-Vendrell . Aunque los gallegos pueden perder la plaza de subcampeón en favor del Reus Deportiu, el único realmente relevante es decidir los últimos participantes de la Copa de la CERS desde 2018 hasta 2019. Cuatro equipos y sólo tres plazas provocarán que una de las aficiones se queden sin competición continental la próxima campaña. Y esta, a estas alturas, es la del Vendrell.

 

La clasificación puede llevar a engaños

El equipo es actualmente noveno en la tabla pero si se tratara de la última jornada y el torneo estuviera finalizado, el Vendrell bajaría a la décima posición para que los gol average no se tienen en cuenta hasta que acabe el torneo. Los de Gonzalo Medina los tienen perdidos todos menos contra un Girona que será el último rival y al que le pueden dar la vuelta. Es por este motivo que, si los rojo-y-negros quieren competir en Europa la próxima temporada, tendrán que hacer un esfuerzo y esperar una mano ajena para poder subir, como mínimo, a la novena plaza y acceder a la CERS .

Con triples y cuádruples empates, el Vendrell sale perdiendo

El resumen es muy sencillo: el Caldes o el Voltregà deben pinchar (empatar o perder) contra el Asturhockey y Liceo, respectivamente, y el Vendrell debe mejorar el resultado . Es decir, si el Voltregà empata ante el Liceo, el Vendrell debería ganar en Girona. Si los de San Hipólito pierden, con un punto los de Gonzalo Medina jugarían la CERS. Y es que en caso de un triple empate entre Caldes, Voltregà y Vendrell a 41 puntos (si todo el mundo pierde) o 42 (si todos empatan), los del Baix Penedès serían los perjudicados porque son los que habrían sumado menos puntos en una ficticia liga particular (tres puntos el Vendrell, cuatro el Caldes y sed el Voltregà).

 

Si el empate final en la tabla es 44 puntos (porque se ha ganado el último partido) entre el Girona, el Voltregà, el Vendrell y el Caldes, los rojo-y-negros volverían a salir perdiendo porque sólo habrían sumado seis puntos por los ocho de Caldes y los nueve de Voltregà y Girona.

Fuente: EsportsdelCamp

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »