El diario ‘El Deportivo’ ha publicado este miércoles una extensa entrevista con el presidente de la Federación Catalana de Patinaje en la que hace un repaso al presente y al futuro

Ramon Basiana (Manresa, 1957) tiene las ideas muy claras y las sabe transmitir con entusiasmo. En febrero pasado fue reelegido por cuarta vez presidente de la federación catalana y vive con ilusión su quinto mandato, que viene marcado por la disputa, en el verano de 2019 -del 5 al 14 de julio-, de la segunda edición los World Roller Games, la niña de sus ojos. Un evento multitudinario que reunirá entre 4.000 y 5.000 deportistas construido a partir de una idea que él mismo propuso al mundo hace más de una década: el mundial de mundiales del patinaje. Basiana proclama que la organización, la participación y la implicación deben marcar un punto de inflexión.

¿Cuáles son los objetivos principales de su quinto mandato?
Aparte de los World Roller Games, que son prioritarios, estamos haciendo un nuevo organigrama de funcionamiento. Hace diez años ya lo hicimos y los objetivos se cumplieron. Desde el cambio de sede, aumentar el número de licencias desde las 12.000 hasta las 25.000 … Ahora los grandes objetivos son llegar a las 50.000 licencias, o sea doblar el número en unos diez años. También hemos de potenciar las nuevas modalidades. En la elaboración del organigrama intervenimos los directivos, los altos cargos de la federación y también los trabajadores. Nos permitirá dar un salto cualitativo.
Es factible, complicado o utópico doblar el número de licencias?
Debemos permitir que la gente de las nuevas modalidades participe desde dentro. Lo que no podemos hacer es marcarlos nosotros la pauta. Deben ser ellos los que tienen que decir cómo quieren hacerlo. Hasta ahora habíamos tenido cuatro modalidades: el hockey sobre patines, hockey en línea, el patinaje y el patinaje de velocidad. En los WRG habrá once modalidades, o sea siete más. Algunas son complicadas en cuanto al talante. Cuando nos acercamos como federación nos ven con recelo, y es totalmente lícito. Les explicamos que sólo queremos darles cobertura y que ellos tienen que decidir hacia dónde quieren ir. Cuando esto lo ven, entran y participan.
El recelo también es por parte de los tradicionalistas …
Deben asimilar las nuevas disciplinas y también deben aprender de la frescura de las nuevas modalidades. A veces, la gente de las modalidades tradicionales estamos demasiado cerrados, y nos hemos de abrir. Por eso los juegos son un momento importante también para las modalidades de siempre, para dar el salto cualitativo necesario.
Cómo afecta el 155 el día a día de la federación?
De la subvención del 2018 no se ha hecho nada y tenemos pendiente un 20% del cobro de la del 2017, que eso sí que depende del 155. Estamos así todas las federaciones, y hay muchas que están sufriendo. Nosotros estamos pasando un buen momento económico. Tenemos una póliza de crédito que no hemos tenido necesidad de tocar. Estamos tranquilos. Veníamos de un inicio duro, en 2002. Entre 2002 y 2006 fue todo muy complicado. Nos apretarse el cinturón. El drama no son sólo las federaciones, son los clubes. Todos los que el año pasado fueron a competiciones internacionales aún no han cobrado y no saben si este año tendrán subvención.
Sin embargo, el patinaje catalán vive un momento muy dulce.
Cuando recuperamos la gala del patinaje en febrero premiamos casi 200 personas. De los Roller Games hubo un centenar de catalanes, una brutalidad.
Como surge la idea de los WRG?
En 2004 la presentamos como una de nuestras propuestas en nuestro reconocimiento internacional. Aportamos una idea que creíamos que era importante. La unificación de los mundiales de todas las modalidades. Si se hubiera hecho en ese momento tendríamos un recorrido brutal. Ahora nos tenemos que ir adaptando. Se ha hecho muy grande sin tener muy claro hacia dónde nos llevará todo esto. Sabatino Aracu, el presidente de la FIRS, lo maduró y lo volvió a sacar del cajón diez años después.
Le han reconocido la autoría?
Quizá no lo han dicho públicamente, pero cuando fui a ver Aracu y le dije que Barcelona estaría interesada en organizar los Roller Games, se le abrió el cielo. Vi el proyecto en la web de la federación internacional. Consulté con Isidre Rigau, uno de los grandes programadores de eventos deportivos de Barcelona, ​​y me dijo que valía la pena. Hablamos con las instituciones, y todo el mundo estuvo de acuerdo.
Y luego se reunió con la española, la federación que detonó la revocación por parte de la FIRS de la admisión de la catalana como miembro.
Jo em reuneixo amb Carmelo Paniagua i li dic que és un projecte que hem de fer conjuntament. Quan els vaig trobar tots dos junts, Paniagua i Aracu, durant el mundial de Reus 2014, els vaig deixar caure, en to irònic, que eren presidents gràcies a mi per tot l’afer del reconeixement i que em podríem tenir una consideració. Van riure molt. Amb Paniagua vam pactar que la parcel·la de l’Estat espanyol era tota seva i que aquí seriem nosaltres, i que la gestió seria en igualtat, al cinquanta per cent. Les dues federacions amb la mateixa responsabilitat. I està funcionant. El que volem és que surti bé, tant és si és d’aquí o d’allà, el problema és quan apareixen els compromisos. Ens vam enfrontar durament, però mai no ens vam perdre el respecte. Jo vaig entendre que ells havien de defensar la seva posició i ells havien d’entendre que nosaltres defensàvem la nostra. Al final teníem un pastís comú que és el patinatge. Tot està acordat, tot està parlat. Tant de bo en el món polític fos així. S’avançaria molt més. I ells saben que si nosaltres tenim la possibilitat de demanar el reconeixement internacional, ho tornarem a fer. Fins i tot hem parlat que si un dia fóssim independents, quina col·laboració posterior hauríem de tenir. La nostra federació tindria molt de potencial i podria dir-los: ‘Ja us ho fareu.’ Però el que hauríem de fer no és ensorrar allò d’allà, sinó ajudar-lo que pugi. I si hem de fer alguna competició conjunta, doncs fem-la. Això amb Paniagua ho hem parlat, i hi està totalment d’acord.
El 155 y todo lo que ha pasado, ha influido en la relación?
Todo esta bien hasta el punto de que incluso un día pedí que antes de los temas del día, habláramos del tema político. Si a ti, federación española, te viene tu gobierno y te dice que no hagas ningún campeonato de España en Cataluña, pues ningún campeonato. Yo no me enfadaré. Y al revés, lo mismo. No nos enfadaremos. Nuestro objetivo ha sido siempre evitar los conflictos como los que han tenido otras federaciones. Lo que pasó en el circuito de Cataluña es alucinante. Yo no me imagino que nos pasara con el patinaje y con Paniagua.
El tema de los símbolos catalanes en los WRG está concretado?
Está en fase de hablarse. De entrada, las lenguas serán el inglés, el catalán y el castellano, y todas las comunicaciones con los tres idiomas. Yo soy una persona de pocos símbolos. Cuanto menos haya, mejor. No hablo de españoles, incluso de catalanes.
Por lo tanto, el conflicto de la fórmula 1 no lo tendremos.
No. Estará todo trabajado y todo pactado antes. De hecho, el conflicto no estaba porque hacía diecinueve años que se hacía lo mismo y nunca había pasado nada. Es el intento de vender bien en tu casa, y sabía que las quejas, allí, se las compraría todos.
Que le preocupa a un año vista?
El producto es muy potente. La tenemos que mimar, la tenemos que cuidar, porque es lo que nos debe dar el futuro en nuestro deporte. Reuniremos entre 4.500 y 5.000 deportistas. Unos Juegos Olímpicos en reúnen 10.000. Es muy gordo. Si hacemos la organización al nivel que queremos, desde fuera, las grandes organizaciones del deporte nos mirarán muy diferente. Y esto también puede incluir una mayor presencia en los Juegos Olímpicos. El skate ya formará parte del programa de Tokio 2020 ya Barcelona se hará la prueba clasificatoria. Es demasiado gordo decirlo así, pero sí está claro que Barcelona 2.019 será un punto de inflexión para el patinaje. Si no, todo el esfuerzo y esa labor no valdrá la pena.
 

«El presupuesto será de 10 o 11 millones»

Es mejor haber aplazado los WRG hasta 2019?
Sí, porque hemos tenido dos años más. De entrada se nos pusieron los pelos de punta cuando empezamos a hablar del aplazamiento con el Ayuntamiento, pero después nos tranquilizar porque los vimos muy receptivos.
Ya hay subsedes?
Aunque hay que acabar de cerrar con la Diputación. Tenemos un pequeño problema, que es que todavía no sabemos el tipo de competición que tendremos en cada modalidad, y eso hace que todavía no sepamos la dimensión final. De entrada las sedes fijas confirmadas son Vilanova, Sant Cugat, Terrassa y Mollet.
Como está la construcción de la pista de patinaje?
Es una de las patatas calientes. Una parte de la pista debe pagar el CSD y la otra, la Generalidad. Lo que no tenemos aún es cuál es la cantidad que aporta el CSD. En un principio, la pista se instalará provisionalmente en la plataforma del zoo marino. La idea es que una vez terminados los juegos, se instale en el CAR.
Cómo se financian los WRG?
Cerca del 40% es institución pública, y el resto hay que buscarse la vida nosotros, sobre la base de un presupuesto de entre 10 y 11 millones de euros.
¿Qué presupuesto tuvo Nanjing?
No lo hemos sabido nunca.
Es factible cubrir el 60% que faltará?
Hay una parte que será de patrocinio. Los juegos serán declarado de interés especial y las empresas tendrán desgravaciones fiscales. El taquillaje será importante y también tendremos un porcentaje en la concesión de los alojamientos.
¿Qué falló en Nanjing?
Hubo poca participación del ciudadano. Aquí irá mucha gente, y yo creo que llenaremos las instalaciones. Ellos tuvieron muchos medios. Nosotros no tenemos tantos, pero planificaremos mejor.

«Necesitamos un gobierno fuerte»

Hablamos de política.
Yo no me escondo nunca.
Es evidente …
Por eso me molesta muchísimo que se diga que la gente del deporte no puede hablar de política. Somos el único sector de este mundo que no podemos hacerlo. Simplemente reivindico el derecho que cada persona tenga su opinión y la pueda expresar.
¿Cuál es su análisis de la situación que vive el país.
Es un momento complicado en el que no acabas de saber hacia dónde van las cosas. Lo que me gustaría es que tuviéramos un gobierno tan fuerte como fuera posible para que todo el deporte volviera a moverse de nuevo. Hay gente que está sufriendo mucho. Y por todo el tema del proceso sería muy importante la constitución del Consejo de la República. Se debería hacer con relevancia, ir a Berlín si es necesario todos los cargos electos y constituirse en asamblea. Esto le daría una gran fuerza a escala internacional. Es una entidad privada que nadie puede tocar.
Usted, que ya vivió la virulencia de España contra el reconocimiento de una federación, supongo que ya preveía una respuesta contundente ahora con el proceso.
Al final, el TAS nos dio la razón e hizo repetir la asamblea de Fresno y obligó a hacer una nueva votación en Roma. La perdimos, pero ya está. En el caso del proceso ya se podía prever una reacción fuerte, pero no pensaba que se pudiera llegar a los encarcelamientos, sinceramente.
Fuente: L’Esportiu

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »