Tras cinco años de ausencia, el portero del Barça regresa al equipo para el Europeo que del 14 al 22 de julio se celebrará en A Coruña y en el que España es favorita

A sus 33 años y tras cinco de ausencia, Sergi Fernández vuelve a la portería de la selección española de hockey patines en el Europeo que del 14 al 22 de este mes de julio se celebrará en el Palacio de los Deportes de Riazor en A Coruña. El Mundial de Angola de 2013, que ganó España, fue el último campeonato que disputó el guardameta del FC Barcelona.

¿Por qué no ha ido a las últimas cuatro convocatorias de la selección y ahora sí?

 

Se juntó todo un poco. Por un lado fue una decisión personal, pero también es cierto que tampoco me llamaron porque supongo que sabían que no tenía suficiente motivación para ir. El año pasado, por ejemplo, estuve a punto de volver para los World Roller Games, pero acababa de ser padre por primera vez y preferí quedarme junto a mi mujer que viajar a China. Pero ahora las cosas han cambiado.

 
 

¿Y con qué motivación vuelve?

Con la máxima. Hemos hecho una gran preparación, tenemos un buen equipo, todos nos llevamos muy bien y la ilusión y la ambición por volver a ganar títulos es total.

 

En el Barça está acostumbrado a compartir portería con Aitor Egurrola y en la selección tendrá como compañero a Xavi Malián. ¿Está dispuesto a compartirla también con él?

Estoy acostumbrado a todo. En la selección están los mejores de España y en el Barça los mejores del mundo. Para mi Egurrola es un referente y seguramente el mejor portero de la historia. Y Malián también es un grandísimo portero como ha demostrado estos años en el Liceo. No sé qué decidirá Alejandro Domínguez porque no lo hemos hablado, pero está claro que, juegue quien juegue, los dos lo daremos todo cuando estemos en la portería y nos animaremos mutuamente si estamos en el banquillo.

 

¿Qué selección se ha encontrado después de tantos años de no ir a las convocatorias?

Muy renovada porque los únicos que estaban la última vez que vine son Marín y Adroher y el equipo técnico también es nuevo, pero con el ambiente de siempre. La mezcla de veteranía y juventud funciona, ya que se percibe mucha ilusión, ganas de querer ganar y muy buen ambiente.

 

¿Se siente en la plenitud de su carrera?

Bueno, ojalá no haya llegado a la plenitud, porque querría decir que aún puedo seguir mejorando. Yo intento trabajar día a día para que así sea y seguir creciendo como portero.

¿España siempre es favorita al título, pero el hecho de jugar en casa añade presión?

Bienvenida sea la presión de jugar en casa, lo prefiero mil veces a jugar fuera. He vivido un Europeo en Oviedo y un Mundial en Vigo y ambos los ganamos y no los cambiaría por nada. Sé que Riazor se va a llenar porque A Coruña es una ciudad que vive intensamente el hockey, el público va a estar con nosotros y esto siempre se agradece y te ayuda. Yo les diría a los aficionados que vengan, que seguro que van a divertirse. El espectáculo y el hockey de ataque lo tienen garantizado con esta selección.

¿Portugal volverá a ser la gran rival con el permiso de Italia?

En los últimos años todo se ha igualado mucho. Esá claro que Portugal es el gran rival a batir, pero Italia y Francia han crecido mucho y no hay que menospreciarlas, como tampoco hay que descartar que surja alguna sorpresa.

Hace muy poco, en el único amistoso de preparación, España empató precisamente contra Portugal en Riazor. ¿Qué destacaría del equipo portugués?

La calidad individual de sus jugadores, que son muy técnicos. Pero como bloque han ganado mucho porque ahora defienden mejor y eso hace que sea más difícil atacarles.

¿Vuelve para quedarse muchos años más en la selección?

Si estoy bien en un sitio a mi me gusta permanecer por mucho tiempo, luego falta que los entrenadores cuenten contigo. Yo he venido con toda la ilusión y si el año próximo me llaman otra vez volveré mientras la siga manteniendo.

En el Barça acaba de renovar contrato hasta el 2022 y entonces tendrá 37 años. ¿Le gustaría acabar su carrera deportiva como azulgrana?

Es un honor estar en el Barça, que es el mejor club del mundo. Llevo diez años aquí más otros dos como cedido y por supuesto que me encantaría acabar mi carrera deportiva en este club con el que cada año puedes luchar por ganar títulos.

¿Aunque siga estando Aitor Egurrola?

Para mi Aitor es un espejo y un ejemplo de lo que me gustaría ser. Tiene 38 años, pero al nivel que está puede seguir jugando hasta que él quiera. Ojalá pueda llegar a emularle, pero lo que tengo muy claro es que cuando sienta que no tengo nivel para jugar en el Barça me retiraré.

Fuente: MD

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »