Los Campeonatos de Europa y Mundiales hacen auténtica lástima. Estos días se celebra el Europeo en La Coruña y hemos podido disfrutar de un 24 a 0, un 14 a 2, un 11 a 0 … Y así todo un suplicio, no sólo por los que se deben comer estos partidos el pabellón -poca gente asiste, de hecho- sino también por los que han conectado con el streaming o los que ya tenemos suficiente viendo el marcador en Twitter. Anteayer tuve un pequeño consuelo cuando vi que no somos los únicos pringados . A waterpolo también se hizo un Europeo y España ganaba 21 a 4 Malta.

Me hizo gracia, pero, ver como uno de los responsables hacía declaraciones diciendo que esto no podía ser y que había que remediarlo. Desafortunadamente, esto no ocurre en el hockey. Montamos Europeos (y Mundiales) que parecen pachangasde amigos en el que el único interés es saber cuál de los tres, España, Italia o Portugal, se perderá la final. Y todos miramos hacia otro lado, como extrañandonos de que no venga mucha gente al pabellón y que los medios no hablen. El lunes me encontré a un jugador de OK Liga que me dijo que estaba totalmente ajeno al Europeo, que no le interesaba nada, vamos, y me lo demostró con la cara que puso cuando le hablé del 24 a 0.

«Y tú qué harías? Es muy fácil criticar «, me puede decir alguien. Y es cierto, desde fuera todo es mucho más fácil. Pero lo que tengo claro que no haría es no hacer nada de nada, que es lo que están haciendo los que se cuidan del hockey sobre patines. Y si alguien me quiere hacer creer que se hacen cosas para evitar este suicidio del hockey de selecciones, no me lo creo. Porque cuando yo era un niño la cosa ya funcionaba así de mal. Palizas y más palizas sin sentido. Recuerdo un año, sin embargo, que Holanda eliminó a España en cuartos de final y lo que debería ser algo bueno se vendió como una desgracia y una ofensa terribles. Ojalá esto pasara en este Europeo, fuera España, Portugal o Italia la víctima. Pero ya os digo yo que no pasará. El nivel de las otras selecciones es flojísimo y ya no cuela la frase: «Francia ha mejorado mucho últimamente». Así pues,

Soluciones que propongo. Seguramente hay muchas, la mayoría a largo plazo, pero hay un par que a corto plazo se pueden aplicar. La primera es hacer los Europeos y Mundiales cada cuatro años en lugar de cada dos. No queremos parecernos a un gran deporte? Pues hacemos como ellos y dilatemos estos torneos. Por dos razones: por no matar de aburrimiento la gente tan a menudo y para dar a estos torneos la relevancia que realmente deberían tener. Un Mundial y un Europeo cada cuatro años darían mucho más empuje al público y jugadores.

La segunda solución es que España, Portugal e Italia, principalmente, se traguen el orgullo patriótico y piensen por una vez en la vida en el hockey y no en su bandera. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que olvidemos este marco mental estúpido de los países y dejemos participar federaciones y territorios donde el hockey está arraigado. Pienso en Cataluña, evidentemente, pero imaginemos que Argentina, Portugal o Italia presentaran más de un equipo. En el caso de Cataluña, que es lo que conozco y me interesa, subiría el nivel de manera destacada porque sería uno de los favoritos al título, pero es que además, daría un eco mediático increíble -recordad el Mundial B? – e introduciría un factor morboso en algunos enfrentamientos. Todos estamos pensando en un Cataluña – España, ¿verdad? Y bueno, todo esto despertaría el interés del público y de los medios. ¿Qué nos lo impide? Todo es tener ganas de hacerlo, pero fíjaros, tenemos unos dirigentes que si hay que aceptarían la destrucción y la prohibición del hockey sobre patines antes que vivir el ultraje de competir con Cataluña o de otras regiones. Es por ello que el hockey necesita dirigentes jóvenes y valientes que revolucionen este bonito deporte.

Y cuento todo esto a un año vista de los Roller Games de Barcelona, ​​donde cometeremos el error de siempre: regalar a los aficionados apasionantes partidos, como el del undécimo y duodécimo lugar entre India y Japón, por poner algún ejemplo, mientras la gente pondrá interés en el Roller Freestyle, el Scooter o el Skateboarding en el anillo olímpico, deportes nuevos y con empuje que atraerán la gente porque saben dar a la gente lo que quiere: espectáculo. En el Palau blaugana estaremos los de siempre para ver lo de siempre. Tenemos un año para evitar desaprovechar esta gran oportunidad que son los Roller Games para el hockey sobre patines. Tal vez que hagamos algo.

Fuente: OKCAT

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »