Fuente:MV-La Opinión

La selección hizo un ejercicio de control para secar a la ‘azurri’ y superarla con dos goles de Ignacio Alabart y Jordi Adroher – Suiza espera hoy en cuartos (20.00h)

Eduard Lamas y Nil Roca se quedaron solos en pista contra cuatro jugadores de Italia. Raúl Marínhabía visto dos azules, una por una falta y otra por protestar. Dos minutos en los que los dos, sin más ayuda, resistieron cada una de las embestidas rivales para defender la ventaja en el marcador. Hiciera como hiciera falta. Corriendo más que nadie. Estirándose hasta caer al suelo. Poniendo corazón cuando ya no quedaba más. Esta defensa en inferioridad fue un ejemplo de lo que ayer España fue. Una roca. Los italianos, que se habían hinchado a marcar goles en la primera fase del Campeonato de Europa de Hockey sobre Patines que se disputa estos días en A Coruña, no encontraron la manera. Solo disfrutaron de un ligero dominio inicial, hasta que la selección española encontró el sitio en la pista. Desde ese momento, los de Alejandro Domínguez fueron muy sólidos en defensa y Sergi Fernández lo paró todo. Se dedicaron a no arriesgar en ataque y con una buena acción de Ignacio Alabart -que se resintió de sus problemas físicos y no volvió a jugar- y una directa de Jordi Adroher les bastó para acabar líderes de grupo. Suiza espera hoy en cuartos de final (20.00 horas).

La selección dejó la brillantez para centrarse en el control. Le dio a la azurri de su propia medicina. Solo se acercó más en el comienzo. La azul a Adroher le abrió el camino, pero el meta español frenó a Cocco. En inferioridad, Italia se dedicó a mover la bola por el perímetro sin buscar el hueco para el disparo, que no encontró. Recuperada la normalidad en pista, Alessandro Verona se estrelló contra el palo. Fue entonces, mediado el primer tiempo, cuando el combinado nacional empezó a reaccionar. Las entradas de Alabart Roca dieron más profundidad. El coruñés dio un aviso y Font la tuvo por partida doble, sobre todo en la directa tras la azul a Banini. Otra vez el palo. Pero la dinámica ya estaba ahí. Italia perdía la bola con rapidez, España se rearmaba. Y apareció Alabart para con uno de sus grandes movimientos y un disparo raso y centrado, hacer el 1-0. Todo iba sobre ruedas y las dos azules a Marín comprometieron el plan. Fue cuando Roca y Lamas levantaron al Palacio con su defensa numantina antes del descanso. Aún tuvieron que aguantar algunos segundos más en el inicio del segundo tiempo y dos minutos con Adroher como apoyo. Sergi Fernández, con tres paradas en la misma jugada, permitió que Pau Bargalló entrara en pista sin que España recibiera gol. El capitán pudo sentenciar, pero su bola fue al palo. Lo hizo Adroher con la directa tras la décima fala italiana. Quedaban diez minutos pero el partido se murió. España contemporizó el tiempo, hizo ataques largos, alargando al máximo la posesión. Italia, a la desesperada, intentaba disparos lejanos que eran bloqueados antes de llegar a su destino. Así, con tranquilidad, la selección celebró su liderato y el pase a cuartos.

 

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »