A Coruña. El HC Liceo y el FC Barcelona abrieron el telón de la temporada 2018-19 con la misma etiqueta: luchar por el título de liga. Y lo hicieron. En la pista del Palacio de los Deportes de Riazor se ha visto dos equipos con hambre de títulos y máximos candidatos para alzarse con la competición doméstica. Riazor se vistió de gala para recibir a ambos equipos con un matiz: el Liceo debuta en la OK Liga con el título de la Supercopa  de España. Una situación que ha dado más intensidad al encuentro. 

Y es que el cuadro azulgrana llegaba herido -muy herido- tras recibir la primera bofetada del equipo de Juan Copa en el arranque de la presente temporada con la conquista de la Supercopa. Una situación que se ha visto en la pista. 

El Barça salió con sus galones y con ganas de ‘vendetta’.  Y así ha sido. Los azulgranas siempre han ido por delante en el marcador, pero el equipo verdiblanco respondía… hasta que llegaron los árbitros. Siempre los árbitros! Y es que las 2 tarjetas azules a Sergio Miras marcaron el ritmo del partido y el Barcelona aprovechó para marcharse en el marcador (2-5).

Sin embargo, los liceístas no se vinieron abajo y, a pesar de la baja de Dava Torres por lesión, los pupilos de Juan Copa -capitaneado por Benedetto (marcó tres goles, y ha demostrado ser unos de los candidatos por el ‘pichichi’)- estuvieron muy cerca de llevarse el empate. 

Fuente: Diario Galicia

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »