Paradigma ofensivo y de talento, Marc Torra empata con Carlos López con cuatro títulos en tres equipos

Caprichos del destino, con 24 años Marc Torra, ahora estandarte al Reus La Feria flamante campeón de Europa, experimentó la primera gran decepción europea cuando el Vic se le coló en el último minuto la liga europea del 2009 precisamente contra el club del Baix Camp. En 2010 volvió a ver como el equipo rival, en ese caso el Barça, levantaba la copa en Valdagno. Torra, junior de oro, estaba cedido por los azulgrana, que finalmente ejercieron la opción de incorporarlo a su grupo de estrellas. Caía de maduro. Hábil, mágico en el uno contra uno, malabarista con las directas. Espectacular. Ahí está, sin embargo, que la final del 2012 en Lodi contra el Liceo con Gaby Cairo en el banquillo azulgrana tampoco fue exitosa. El torderenc y sus respectivos compañeros habían perdido tres finales en cuatro años. La rabia, la decepción, el porqué de las cosas, han quedado ahora atrás, aunque el pasado siempre se han de sacar conclusiones de futuro. Torra, virtuoso del hockey sobre patines y jugador eminentemente ofensivo, probó por fin la gloria en 2014 en el Palau Blaugrana en una final soñada contra el Oporto ante más de 4.000 espectadores y, además, hizo un gol decisivo (3 -1). El año siguiente, contra el Vic (4-3), obtuvo la segunda liga europea en Bassano del Grappa, precisamente el escenario que le había sido esquivo en su bautismo de fuego. Sin embargo, fue un año difícil, de menos minutos. Un punto final. Como diría Guardiola, una cuestión de feeling con el técnico Ricard Muñoz. El Barça me dio una inyección de moral cuando me echó , dijo el domingo en Cataluña Radio.

Llegar y besar el santo

Torra, tetracampeón del mundo con España y bicampeón europeo, fue a parar al Benfica y también ganó la liga europea. Eliminando, además, el Barça en las semifinales resueltas en los penaltis con el héroe ahora al Reus Pedro Henriques, inexpugnable. Una experiencia corta e intensa junto a dos ex-rojo-y-negros, Guillem Trabal, el portero de la copa de Europa de 2009, y Jordi Adroher, que en la final defendía los colores del Vic. Pero recibió una oferta del Reus que le permitía conciliar mejor el trabajo y la vida familiar e hizo otro giro. Su segundo hijo, Gerard, de hecho, nació apenas la semana que el Reus debía afrontar la ida de los cuartos en Oporto. El equipo empató (7-7) un partido brutal -no para los técnicos, matiza el torderenc-. El éxtasis, se estaba empezando a cocer.

El Reus puede ganar cualquiera en un solo partido pasó de ser una frase retórica a un axioma y el Barça claudicó en la semifinales de la supercopa ante el potencial del conjunto de Enrico Mariotti. En la final, el equipo se despeñó contra el Liceo. Un error subsanado con un tramo final de curso para enmarcar que en octubre próximo le permitirá aspirar a la segunda copa Continental. En un formato tan innovador como injusto de final a cuatro que no gusta nada a Torra, se enfrentará con el Viareggio. El otro duelo lo jugarán el Oliveirense y el Barcelos.

Un jugador precoz producto de la cantera del Tordera

A los tres años ya patinaba. Lo llevaba en la sangre. Su abuelo Manel fue presidente del Tordera. Su tío Sergi jugó. Cada domingo disfrutaba al Parroquial en una de las cunas de este deporte en Cataluña de donde han salido infinidad de jugadores de primer nivel, como los hermanos Torner y Ramon Benito. Precoz, debutó en la OK Liga con el Tordera a los 15 años. Despuntó duro al Lloret y se consagró al Vic, club con el que ya celebró títulos. En el Barça jugó cinco cursos, con un prolífico balance de éxitos en el que destacan dos ligas europeas. Es culé y hace bandera en las redes sociales, pero nadie le puede discutir la implicación en el proyecto del Reus. Con el título de Lleida iguala el argentino Carlos López, que también celebró la liga europea con tres equipos: el Liceo (2003), el Barça (2005, 2007, 2008 y 2010) y el Benfica (2013). Torra, sin embargo, es el primero que las obtiene seguidas en el formato de liga europea instaurado el curso 1996/97. En la historia, los azulgrana Sergi Centell y Jordi Vila-Puig en ganaron ocho consecutivas (1.978-1.985).

Fuente: L’Esportiu

Foto: Santi Iglesias

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
error: Estas imágenes están protegidas por derechos de autor, está prohibida su descarga !!