El jugador de 21 años fue presentado como jugador del Barça Lassa tras haber brillado durante dos años en el Voltregà y ganar el Mundial con España hace unos días

Los sueños de Ignacio Alabart se van cumpliendo rápidamente, uno tras otro. Después de proclamarse campeón del mundo con España el pasado sábado, el joven jugador ve así cumplido un objetivo que persigue desde hace cinco años, cuando llegó a La Masia con la meta de alcanzar el primer equipo y poder jugar con los que fueron sus ídolos de la infancia. Este jugador de tan sólo 21 años (el más joven de la plantilla azulgrana) va quemando etapas con una precocidad sorprendente, y tras debutar con el primer equipo del Barça el pasado 5 de mayo de 2013 con tan sólo 17 años, ha crecido en el Voltregá durante las dos últimas temporadas para volver como un jugador de muchas garantías para que el cuadro de Edu Castro.

Los sueños de Ignacio Alabart se van cumpliendo rápidamente, uno tras otro. Después de proclamarse campeón del mundo con España el pasado sábado, el joven jugador ve así cumplido un objetivo que persigue desde hace cinco años, cuando llegó a La Masia con la meta de alcanzar el primer equipo y poder jugar con los que fueron sus ídolos de la infancia. Este jugador de tan sólo 21 años (el más joven de la plantilla azulgrana) va quemando etapas con una precocidad sorprendente, y tras debutar con el primer equipo del Barça el pasado 5 de mayo de 2013 con tan sólo 17 años, ha crecido en el Voltregá durante las dos últimas temporadas para volver como un jugador de muchas garantías para que el cuadro de Edu Castro.

“He conseguido el objetivo de todo niño de pequeño que es llegar al mejor equipo del mundo y espero conseguir todos los títulos”, así de motivado se mostró el medio gallego en su presentación oficial como nuevo jugador de la primera plantilla del Barça Lassa. “Quiero mostrar mi agradecimiento al Barça por poder estar en el primer equipo y poder jugar con los que han sido mis ídolos del hockey desde pequeño”, agregó una de las grandes sensaciones de la temporada pasada, en la que fue uno de los pilares del conjunto de Sant Hipòlit con 26 tantos.

Su gran campaña en el Voltregà y su gran proyección le dieron un billete para los World Roller Games de este verano, donde asumió un papel importante pese a su juventud, algo que también quiere lograr en el equipo de sus amores. “Yo creo que puede más la ilusión que la presión. Venir al mejor club del mundo es una motivación extra y lo voy a dar todo”, añadió el jugador coruñés, que quiere aprender de uno de sus ídolos, el veterano Marc Gual, que no quiso perderse la presentación del joven gallego en el Palau Blaugrana.

“Desde pequeño, estos jugadores son los referentes que tengo. Intento fijarme en todos y aprender de todos, pero siempre he querido parecerme a Marc Gual. Por mi estilo de juego, siempre lo he tenido como referente principal”, reconoció ante el que ahora será su compañero de filas, al lado del que espera mantener el gran nivel mostrado en Sant Hipòlit. “En Voltregà he crecido como jugador y persona y adopté unos valores que ahora quiero demostrar aquí”, apuntó.

El apellido Alabart es un histórico de este deporte, y pese a que su padre, Quico Alabart, fuera un icono de Reus Liceo y un duro rival del cuadro azulgrana de finales de los años 70 y los 80, dejo muy claro que el pasado de su padre como jugador no impide que Quico esté “muy ilusionado y contento por mí”. “Desde el primer día que me incorporé a La Masia ha estado muy agradecido con el club”, sentenció.

 

Una apuesta por La Masia

El camino de Ignacio Alabart es un claro ejemplo del modelo que pretende seguir el Barça Lassa en cuanto a sus jóvenes promesas con el objetivo de ir incorporando jugadores de la casa al primer equipo en los próximos años. En este sentido, Toni Mirómánager deportivo de la sección de hockey patines, aseguró que “esta incorporación demuestra las ganas del club de potenciar el ascenso de los jóvenes al primer equipo. Queremos que la afición azulgrana se sienta identificada con el equipo y estamos seguros que el próximo año habrá más casos como el suyo, lo que hará que el número de jugadores de la casa aumente”.

Otros ejemplos claros de la apuesta por los jóvenes son Nil Roca y Sergi Llorca, que podrían ser las próximas incorporaciones en los años posteriores tras sus respectivas cesiones. Sobre todo, hay que destacar la gran temporada de Roca en Noia, lo que también le permitió formar parte de la selección que ganó el Mundial este septiembre. “Veremos si en un año o dos podemos ir incorporándolos. Haremos más cesiones porque en el primer equipo muchos jugadores no tendrían los minutos que pueden tener en otro equipo. El caso de Ignacio tiene más potencia. Ha estado cinco años aquí en La Masia y es un mensaje importante para los chicos”, finalizó Miró, que espera que el jugador mantenga el nivel de continuidad que tuvo en Sant Hipòlit.

Fuente: MD

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
error: Estas imágenes están protegidas por derechos de autor, está prohibida su descarga !!