Los números del equipo verdiblanco en la primera vuelta arrojan datos sorprendentes: además de líder es el que comete más infracciones, el que consigue más goles y de los peores a bola parada

¿Puede ser el mejor equipo de la primera vuelta y por lo tanto campeón de invierno, el que más faltas hace, el que más goles mete y de los peores a bola parada? Según las estadísticas de la Federación Española de Patinaje, el Liceo reúne todas estas características. Sin duda, el equipo coruñés es el mejor de la primera parte de la OK Liga. Cerró 2017 con la sensación de haberse convertido en invencible, con victorias muy solventes, pero el tropiezo frente al Voltregá añadió un nuevo manchón a su expediente, que se sumó a la derrota contra el Barcelona en el Palau Blaugrana. No empaña, sin embargo, un arranque de curso si no de matrícula de honor, de sobresaliente. Y se abre una segunda vuelta que promete emociones fuertes.

Uno de los aspectos en los que el conjunto que dirige Juan Copa tiene todavía margen de mejora es en los lanzamientos a bola parada. Es el segundo por la cola en faltas directas. Solo fue capaz de transformar dos, una de Eduard Lamas ante el Asturhockey y otra de David Torres frente al Reus -paradójicamente el coruñés tiene una estadística del cien por cien- en 17 intentos, un 11,76%. Solo hay un equipo peor, el Girona, que falló las cinco de las que dispuso. Tampoco acertaron ningún lanzamiento, en este caso de penalti, ni el Arenys de Munt (de 6), ni el Barcelona (3) ni el Lloret (4). Solo uno, de once (el 9%), marcó el Liceo, el que consiguió el especialista Sergi Miras contra el Alcoy.

La bola parada solo aportó, por tanto, tres de los 70 tantos que convierten a los verdiblancos en los más goleadores de la OK Liga tras la primera vuelta, con una media de más de cuatro por partido, lo que da todavía da más mérito al potencial ofensivo del equipo coruñés. El único que puede mantenerle el ritmo, por ejemplo, es el Reus, que lleva 63 goles en su casillero de los cuales 14 llegaron a bola parada ya que ocho fueron de falta directa y seis de penalti. El escaso acierto liceísta lo compensan las paradas de Xavi Malián. El meta paró los cinco penaltis que tuvo en contra y solo encajó tres de las 22 faltas directas que sufrió el Liceo.

Muchas de ellas, consecuencia del elevado número de faltas que comete en cada jornada. En total, 195 en los 15 partidos de la primera parte de la competición, una media de 13 por encuentro. Es, con mucho, el equipo más sancionado de la liga. El siguiente es el Lloret, pero con 172, 23 menos que los verdiblancos. El Barcelona se sitúa en la zona media de la tabla en esta estadística con 140 (45 menos que el Liceo) mientras que el que menos infracciones comete es también el colista de la competición, el Asturhockey, con 130. El Liceo es también el más perjudicado en el balance de faltas cometidas y faltas recibidas. A las 195 en contra le acompañan las 160 favor, una diferencia de -35. Le sigue el Lloret, con -30 (172 por 142) y el Alcoy, con -13 (166 por 153).

Pese al elevado número de faltas, el Liceo no es un equipo que se caracterice por su dureza, de hecho solo ha recibido cinco tarjetas azules, el tercero por la cola en esta estadística. Son los números de un líder que este fin de semana retomará la máxima competición europea con la clasificación para cuartos de final en su mano en la visita al Palacio de los Deportes de Riazor del Dinan Quevert francés. Después, abrirá la segunda vuelta de la OK Liga, también en casa, el martes de 16, con un duro duelo contra el Noia.

Fuente:MV-La Opinión

Por martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
error: Content is protected !!